Новости:

2016/06/24

Referéndum en Gran Bretaña

Ni el SÍ ni el NO a la Unión Europea solucionará los problemas de los trabajadores y la juventud

El referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea que se realiza en Gran Bretaña pone en juego muchas cosas, pero no las más importantes para los trabajadores y la juventud británica.
Los sectores burgueses que llaman a votar por el NO se oponen por las trabas que el mercado común europeo supuestamente le pone al desarrollo de la economía nacional, alegando también el impacto inmigratorio que tendría en el mercado laboral la permanencia británica en la Unión Europea, y para tener mayor independencia del país(imperialista).
Pero los sectores burgueses que llaman a votar por el SÍ, con apoyo del primer ministro David Cameron del Partido Conservador, junto con el principal dirigente opositor Jeremy Corbyn, del Partido Laborista (y los ministros principales de Escocia y Gales, así como de Sadiq Khan, alcalde de Londres) alegan, aparte de muchas ventajas comerciales, como virtudes progresistas –más aún después del asesinato de la diputada laborista Jo Cox, en manos de un fanático nacionalista y xenófobo– el ser parte de la Europa Unificada y contra la derecha xenófoba que está por el NO. Sin decir que las tareas de cerrar las fronteras y expulsar a los inmigrantes –incluso a los que por ayuda humanitaria las mismas leyes europeas indican que deberían brindar asistencia– las realiza la Europa Unificada; que hasta firma tratados y entrega millones de euros al gobierno semi-fascista de Erdogan de Turquía para que impida, a lo que dé lugar, la inmigración siria, iraquí y afgana.
Pero los problemas de los trabajadores y la juventud; como son los salarios, las condiciones de trabajo, el desempleo, la súper-explotación de la juventud, la marginación y la discriminación de los inmigrantes y de los hijos ya nacidos en Gran Bretaña, no van a cambiar estando adentro o afuera de la Unión Europea. El argumento de que estar dentro de la Unión Europea combate el fascismo xenófobo, olvida que en Francia, Alemania, Holanda, la extrema derecha no para de crecer y que en Austria casi gana las elecciones.
Para los trabajadores británicos, como para el resto de los trabajadores de Europa, la salida del laberinto europeo está en manos de ellos mismos, y no pasa por apoyar a tal o cual proyecto patronal, sino por la lucha –como acaban de realizar los trabajadores franceses–, buscando una salida de fondo, una salida política que cambie radicalmente el sistema. Para luchar por el poder obrero los trabajadores deben construir su partido obrero revolucionario e internacionalista que unifique a la clase obrera europea, y luche por el poder y por unificar a Europa partiendo de las necesidades, ya no de los empresarios, sino de los trabajadores mismos.
Ni países burgueses aislados, ni uniones de estados capitalistas.
Sólo la lucha de los trabajadores derrotará los ajustes y frenará al fascismo luchando por el poder obrero.
Por un Gobierno Revolucionario de los Trabajadores británicos.
Por una Federación -libre y voluntaria- de Repúblicas Obreras y Socialistas de Europa.

Comité Organizador por una INTERNACIONAL COMUNISTA OBRERA Y REVOLUCIONARIA: LCT (Argentina), MAS (Rusia)